Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Omega-3 en el embarazo: disminución del riesgo de parto prematuro y bajo peso del bebe al nacer.

Según una nueva revisión de Cochrane, el aumento del consumo de omega-3 durante el embarazo, ya sea mediante suplementos o alimentos, podría reducir la incidencia de parto prematuro y la probabilidad de que el bebé tenga un peso bajo al nacer.

La revisión la realizó el equipo Healthy Mothers, Babies and Children del Instituto de Investigación de Salud y Medicina de Australia Meridional (SAHMRI) en colaboración con el Hospital de Mujeres y Niños y la Universidad Adelaide (Australia)

Los académicos evaluaron 70 ensayos controlados aleatorizados en los que participaron 19.927 mujeres, con el fin de actualizar una revisión llevada a cabo originalmente en el 2006.

La profesora Maria Makrides, líder temático y subdirectora de SAHMRI, dijo que el estudio mostraba que la suplementación diaria con omega-3 reducía el riesgo de parto antes de 37 semanas en un 11% y el riesgo de parto antes de 34 semanas en un 42%.

También hubo menos bebés de bajo peso al nacer. Sin embargo, el consumo de omega-3 también aumentó la incidencia de embarazos que duraron más de 42 semanas, aunque no se identificaron diferencias en la inducción del parto para los embarazos postérmino.

Los investigadores declararon: “El riesgo de muerte del bebé o riesgo de que esté gravemente enfermo y vaya a cuidados neonatales intensivos podría ser menor con omega-3 en comparación al caso sin omega-3”.

Once ensayos informaron de que habían recibido financiación del sector. Pero cuando se omitieron los resultados hubo muy poca o ninguna diferencia en los resultados.

 

Hallazgo prometedor

La profesora Makrides añadió: “Este es un hallazgo extremadamente prometedor porque ahora tenemos pruebas firmes de que los suplementos de omega-3 son una siencilla y económica intervención para la prevención del parto prematuro, lo que sabemos que tiene serias implicaciones para la salud”.

“Las complicaciones de parto prematuro son la principal causa mortal de los niños menores de 5 años”.

“Los bebés prematuros tienen mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas en sus sistemas respiratorios, inmunes y digestivos y son más susceptibles a problemas de lenguaje, habilidades sociales, aprendizaje y comportamiento”.

El equipo de la profesora Makrides sugiere que las mujeres que esperan un solo bebé deben tomar una dosis diaria de omega-3 en la etapa de 12 semanas del embarazo. El suplemento necesita contener entre 500 y 1000 miligramos de omega-3 con al menos 500 miligramos de DHA.

El Consejero de Salud y Bienestar de Australia Meridional, Stephen Wade MLC, felicitó el trabajo de los investigadores diciendo que una reducción de los nacimientos prematuros tendría beneficios generalizados para la comunidad.

La revisión concluyó: “Hay más estudios en marcha y sus resultados se incluirán en una futura actualización de esta revisión. Los estudios futuros podrían considerar si los resultados podrían variar (y cómo) en poblaciones diferentes de mujeres y podrían evaluar las diferentes maneras para aumentar la ingesta de omega-3 durante el embarazo”.

 

Referencias

Middleton P, Gomersall JC, Gould JF, Shepherd E, Olsen SF, Makrides M. Omega-3 fatty acid addition during pregnancy. Cochrane Database Syst Rev. 2018 Nov 15;11:CD003402.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.