Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Es el Golf el mejor compacto?

¿Es el Golf el mejor compacto?Desde hace años el Volkswagen Golf es el compacto por excelencia. Lo es por sus ventas tanto en Europa como en España, donde se ha colocado como el tercero más vendido por detrás de Citroën C4 y Renault Mégane, aunque ambos incluyen los monovolúmenes derivados de los mismos.

También goza de un equilibrio difícil de encontrar en la categoría, conjugando un tamaño comedido con buena habitabilidad y capacidad de maletero.

Se suman una gama de motores muy completa y bien estructurada y de un rendimiento destacable tanto en gasolina como en Diesel.

Su equipamiento es completo de serie, y en opción es posible montar elementos de asistencia y seguridad no muy extendidos en el segmento.

Las posibilidades de tracción total en algunas versiones, así como las alabadas cajas automáticas DSG completan un conjunto con todos los ingredientes para triunfar.

El Golf es un coche que no destaca en nada, pero cumple sobradamente en todos los apartados. Analicémoslos uno a uno.

Habitabilidad y maletero

Gran armonía en todas sus cotas, con buena anchura y altura en las dos filas de asientos y un destacable espacio para las piernas de los ocupantes traseros.

Gracias a las formas de su carrocería, éstos gozarán de una altura para las cabezas más que correcta. Además, Volkswagen ofrece salidas de aire en estas plazas, algo no muy común en este segmento.

Con diferentes tipos de neumáticos y llantas la estetica del golf gana mucho.

El respaldo es alto, y no está muy erguido, por lo que se viajará con total confort.

Delante destaca por su ergonomía, aunque dependiendo de la versión los asientos no acaban de convencer por unos respaldos un tanto estrechos y un reposacabezas prominente.

Los 380 litros de maletero le alejan de los líderes de la categoría -308 o Mégane, por ejemplo-, pero el Golf se queda en un buen término medio, superando a modelos bastante más largos como el Astra o el Mazda 3.

Lástima que no cuente con 20 litros más, pero no se pueden hacer milagros en 4,26 metros de longitud.

Para ello ya está la versión familiar Variant, e incluso el inminente Sportsvan, que se suman a las carrocerías de 3 y 5 puertas y a la espera del nuevo Cabrio.

Gama de motores

Gasolina

1.2 TSI 105 CV

 

1.4 TSI 122 CV

 

1.4 TSI ACT 140 CV

 

2.0 TSI 220 CV

 

2.0 TSI 300 CV

 

Diesel

 

1.6 TDI 105 CV

 

1.6 TDI 110 CV

 

2.0 TDI 150 CV

 

2.0 TDI 184 CV

 

La oferta de motores del Golf es muy amplia tanto en gasolina como en Diesel.

Todos cuentan con inyección directa y sistemas para reducir consumos y emisiones como el Start/Stop o sistema de regeneración de energía.

En el caso del 1.4 TSI ACT se añade el sistema de desconexión de cilindros, algo privativo del segmento fuera de los modelos del Grupo VAG.

La versión de acceso a la gama de gasolina es el 1.2 TSI de 105 CV, que cumple con nota en un uso urbano y fuera de él mostrando un gran brío y consumos contenidos.

En el lado opuesto encontramos al GTI, ahora con dos niveles de potencia de 220 y 230 CV y en cualquier caso con prestaciones que cubrirán nuestras expectativas y un consumo ridículo para su nivel de potencia.

Y aún más allá llega el recientemente presentado Golf R con nada menos que 300 CV, potencia que ningún otro generalista alcanza.

En cuanto a la gama Diesel, de momento el Golf presume de ser el compacto con menor consumo en su variante BlueMotion TDI de 110 CV con una media de 3.2 litros cada 100 kilómetros.

El grueso de las ventas se lo lleva el 1.6 TDI de 105 CV, un motor que no destaca por su nivel prestacional, pero sí cumple por agrado de uso con una elasticidad encomiable desde bajas revoluciones y un empuje constante hasta poco más de las 4.000 rpm.

En este sentido, un Civic 1.6 i-DTEC es bastante más rápido sin que gaste más, convirtiéndose, junto con el Mégane 1.6 dCi, en los modelos con mejor motor de gasóleo de ese rango de cilindrada.

Por encima quedan los 2.0 TDI de 150 y 184 CV con los que difícilmente echaremos en falta mayores prestaciones.

El primero se combina con la tracción total 4Motion, algo de lo que nadie puede presumir en la categoría, mientras que el más potente asociado al acabado GTD ofrece unas prestaciones que ningún generalista es capaz de alcanzar, ni siquiera el Opel Astra BiTurbo de 195 CV.

Si a ello le añadimos las excelentes cajas de cambios DSG de 6 ó 7 velocidades disponibles con todos los motores salvo el 1.2 TSI, encontramos un conjunto difícil de igualar.

Sólo la Powershift de Ford es capaz de hacerle sombra.

Comportamiento

Gracias a la reducción de peso de la nueva generación, y aunque las variantes básicas montan un eje rígido atrás, el comportamiento del Golf es muy noble.

Las suspensiones trabajan a la perfección, combinando con maestría confort y eficacia. Es cierto que no llega a la agilidad de un Ford Focus o al agrado del nuevo Peugeot 308, pero de nuevo el equilibrio es su punto a destacar.

La dirección es bastante precisa e informativa, con un tarado variable según la velocidad bien calibrado que acentúa el gran aplomo del alemán.

Equipamiento

Está disponible con 4 niveles de acabado al margen de los GTD, GTI y R. El más básico es el Edition, asociado únicamente a los motores de 105 CV.

De serie lleva lo imprescindible y poco más: aire acondicionado, freno de mano eléctrico, volante de cuero o pantalla táctil.

Lo mismo que el BlueMotion, únicamente disponible con el motor más eficiente. El Advance añade apoyabrazos delantero y trasero, asiento del acompañante regulable en altura, faros antiniebla, detector de fatiga o control de crucero.

El Sport suma detalles deportivos como los asientos o elementos decorativos, llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador bi-zona, Bluetooth o volante multifunción.

Nada que no puedan llevar sus principales rivales, pero donde el Golf se distancia –aunque poco según frente a quién- es en equipamiento opcional, sobre todo en lo que a asistentes se refiere.

Así, se pueden montar la suspensión adaptativa con tres niveles de dureza, faros bi-xenón activos, asistente de mantenimiento de carril, de salida involuntaria, asistente de aparcamiento, control de crucero activo o lector de señales de tráfico.

Este tipo de elementos también los encontramos, por ejemplo, en un Opel Astra o los nuevos Peugeot 308 o Mazda3.

También es posible personalizar al Golf con elementos de confort gracias a las diferentes tapicerías de tela o piel, techo panorámico, los más modernos sistemas multimedia o el deportivo paquete R-Line que cambia su imagen exterior.

PrecioDisponible desde 18.740 euros, el Golf no es un coche barato.

Nunca lo ha sido, pero a tenor de sus niveles de ventas no ha parecido importar mucho.

Siempre se dice que el Golf juega entre los generalistas y los modelos denominados Premium, pero sea cierto o no, sí que es verdad que el compacto de Volkswagen tiene “algo”.

No es que sea exclusivo, porque como decimos se vende bastante, pero quizá sea cierto eso de que “un Golf es un Golf” y hay quien está dispuesto a pagar por ello.

De alguna manera se justifica por su buen valor de reventa, pero eso ya nos lo cobra la marca en la tarifa inicial y en el precio de las revisiones.

Si hablamos de calidad en el interior, no seré yo quien tenga que justificar o no esa supuesta diferencia a veces intangible con sus rivales menos costosos.

Por ejemplo, la sensación de robustez de un Opel Astra o del nuevo 308 no le andan muy a la zaga.

Si lo comparamos con un SEAT León, las diferencias pueden ir desde los poco más de 800 euros de las versiones básicas hasta más de 5.000 euros con los motores más potentes.

Eso sí, como cualquier otro modelo del segmento, ya sea generalista o Premium, Volkswagen ofrece promociones en forma de paquetes de equipamiento sin sobrecoste en casi todos los modelos salvo los especiales GTI o GTD.

Conclusión

En definitiva, el Golf es un coche sumamente equilibrado.

No falla en nada y sí cumple con nota en todos los apartados.

Tiene una gama muy amplia tanto por motores, transmisiones o por acabados.

A base de talonario podemos equiparlo a nuestro gusto o necesidades.

De hacerlo, no renunciamos a nada y nos llevaremos un coche del que todo el mundo habla, ya sea para bien o para mal.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *