Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Beneficios saludables del aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces, fabricado de almendras prensadas, es un líquido inodoro de color amarillo con sabor a nuez. Es similar al aceite de oliva en su composición y se puede utilizar como un sustituto. Sin embargo, no se debe confundir con el aceite de almendras amargo, que tiene un sabor agrio y se utiliza normalmente como ingrediente saborizante. Las propiedades culinarias del aceite de almendras dulces se han empleado durante siglos al igual que sus beneficios medicinales y terapéuticos. Entre ellos destacan:

 

Promueve la salud del corazón

El aceite de almendras dulces contiene una alta concentración de ácidos grasos monoinsaturados, o MUFAs. Estas grasas insaturadas están unidas a la prevención de enfermedades cardiovasculares. Un artículo publicado en abril de 2002 en “The Journal of Nutrition” señaló que los estudios realizados por MUFA mostraban que tanto las almendras enteras como el aceite de almendras eran efectivos para reducir el colesterol dañino de lipoproteínas de baja densidad, LDL y que aumentaban el colesterol protector de lipoproteínas de alta densidad o HDL, lo que puede reducir el riesgo cardiovascular.

 

Aumenta la vitamina E

La vitamina E ayuda a nuestro cuerpo a producir glóbulos rojos y utiliza adecuadamente la vitamina K. También es un potente antioxidante. Los antioxidantes son sustancias poderosas que ayudan a proteger el cuerpo de los radicales libres, que son moléculas inestables que pueden dañar las células sanas. Los antioxidantes están vinculados a una reducción de enfermedades crónicas como el cáncer y enfermedades del corazón. El aceite de almendras es rico en vitamina E. Una porción de 3 onzas y media de aceite de almendras dulces proporciona aproximadamente 43 unidades de vitamina E, que es más del 100% del valor diario establecido por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE.UU. basadas en una dieta de 2.000 calorías por día.

 

Beneficios del aceite de almendras para la piel

El aceite de almendras se obtiene de las semillas de las almendras, que contiene proteínas, vitamina E y B, además de minerales esenciales y grasas saludables. El contenido nutricional del aceite de almendras se ha convertido en una fuente dietética de estos ingredientes, pero los beneficios del aceite de almendras van más allá. Si bien el consumo del aceite de almendras beneficia la piel, la aplicación tópica también ofrece varios beneficios.

 

Protector solar

El sol puede ser dañino para la piel ya que sus nocivos rayos UV causan quemaduras, arrugas y otros signos perjudiciales asociados al envejecimiento, así como el cáncer de piel. Es necesario protegerse del sol con bloqueadores solares y protectores, pero el aceite de almendras es otra herramienta que puedes utilizar para reducir el proceso de envejecimiento de la piel y evitar el enrojecimiento. Ayuda a recuperar a la piel su bienestar después de un largo periodo al sol.

Rejuvenecedor de la piel

Además de proteger la piel del daño solar y los signos del envejecimiento, el uso de aceite de almendras como crema hidratante suaviza y alisa la piel. De acuerdo con la publicación de “Complementary Therapies In Clinical Practice” en febrero de 2010, el aceite de almendras tiene propiedades emolientes, que le da la habilidad de rejuvenecer y suavizar la piel, de manera que anula el tono de la piel y la mejora. El autor Z. Ahmad, del departamento de la Cirugía Plástica y Reconstructiva, del Hospital General de Salisbury en R.U., también confirma que el aceite de almendras ha mostrado que reduce las cicatrices cerradas después de ser sometido a una cirugía.

Reduce la irritación de la piel

La irritación de la piel, como la picazón o el hinchazón, pueden ser reducidos con el aceite de almendras. Hay muchas condiciones de la piel, como la psoriasis y los eczemas, que causan inflamaciones en la piel, al igual que las rojeces y las erupciones cutáneas. La aplicación tópica del aceite de almendras puede calmar temporalmente la inflamación y la irritación asociada a sus condiciones. Para algunos, el aceite de almendras puede irritar la piel, por tanto antes de aplicarla, se debe realizar un pequeño test para determinar si se tiene alguna alergia o si es sensible al aceite de almendras.

 

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.