Pulsa "Enter" para saltar al contenido

50 años del Coche del Año en Europa

Este año se cumple el quincuagésimo aniversario del Coche del Año en Europa, el galardón más importante en la industria del automóvil.

Con un jurado compuesto por periodistas especializados en el mundo del motor, cada uno reparte 25 puntos entre cinco coches como mínimo –con un máximo de 10 puntos a un modelo-, sin divisiones por categorías como en otros premios.

Los requisitos de los candidatos son únicamente estar a la venta en al menos cinco países europeos con una estimación de unas 5.000 unidades como mínimo.

Hagamos un repaso por estas cinco décadas y los modelos galardonados.1964 Rover 2000Sedán de 4.53 metros con suspensión delantera independiente y eje trasero De Dion, llegó a montar un bloque V8 3.500, aunque empezó con un cuatro cilindros de 2 litros y 91 CV.

Su buen nivel de prestaciones y seguridad le convirtieron en un modelo de cierto éxito.1965 Austin 1800

Otra berlina británica se alzó con el título en la segunda entrega.

Querían repetir el éxito del Mini, ofreciendo un sedán de 4.24 metros de longitud y un gran maletero, tracción delantera y un motor 1.8 de 87 CV con transmisión manual de 4 marchas o automática de 3.1966 Renault 16Primer modelo con carrocería tipo liftback del que Renault produjo casi dos millones de unidades durante los quince años que estuvo a la venta.

Encuadrado en el segmento D, medía sólo 4.24 metros, si bien contaba con una generosa distancia entre ejes de 2.710 mm.

Motores de entre 55 y 93 CV.1967 Fiat 124Enorme diferencia con el segundo clasificado, el BMW 1600 al que dobló en puntos.

El 124, a pesar de ser un modelo completamente nuevo, partía de soluciones técnicas clásicas (tracción posterior y eje posterior rígido, teniendo muelles y amortiguadores coaxiales).

Su diseño tenía una línea de tres volúmenes muy cuadrada.

El motor era el clásico cuatro cilindros con un solo árbol lateral de 1.197 cc y una potencia de 60 CV.1968 NSU Ro 80Producido en Alemania Occidental, el NSU destacaba por su motor Wankel de 995 cm3 y 115 CV, todo un “downsizing” de la época.

Era una berlina del segmento E con 4.78 metros de longitud, pero extravagante en su diseño así como por el motor rotativo que le dio a la marca más de un quebradero de cabeza.

A finales de esa misma década fue absorbida por el Grupo Volkswagen.1969 Peugeot 504Diseñado por Pininfarina, en sus comienzos fue considerado como un automóvil de lujo pese a encuadrarse en el segmento D por sus 4.48 metros de longitud.

Se ha fabricado en países emergentes hasta 2010 superando los 3,6 millones de unidades, aunque en Europa dejó paso al 505 en 1984. Contó con una gran variedad de carrocerías (berlina, familiar, cabrio o cupé), así como multitud de acabados, aunque no así de motores, inicialmente un 1.8 con 76 ó 90 CV.

1970 Fiat 128

Primer Fiat de tracción delantera y motor transversal perteneciente al segmento C con un motor inicial de 1.116 cm3 y 55 CV.

Se produciría en Argentina hasta 1990 con carrocerías de 2, 4 y 5 puertas.1971 Citroën GSLanzado en 1970, el GS pretendía llenar el hueco entre los 2CV y los lujosos DS con una carrocería especialmente aerodinámica. Inicialmente montaba un motor de 1 litro y 55 CV. Y a finales de la década recibía un profundo restyling que ofrecía un portón trasero, pasándose a denominar GSA. Gozó de un notable éxito en paises como Francia, Alemania o España.

1972 Fiat 127

Susituto del 850, el 127 supuso en cierta manera una revolución por situar el motor en posición delantera, la tracción delantera o el diseño de su carrocería de dos volúmenes. Lo único que se conservó fue el motor, un cuatro cilindros de 903 cm3 y 47 CV.

1973 Audi 80

Compartía plataforma con el Volkswagen Passat y se ofrecía con carrocerías de 2 y 4 puertas para rivalizar con modelos como el Ford Taunus y Opel Ascona. Equipaba motores 1.3 y 1.5 con entre 55 y 85 CV. Superó unicamente por seis puntos al segundo clasificado, el Renault 5.

1974 Mercedes-Benz 450S

Aunque la denominación Clase S ya había sido introducida en 1972, el nuevo gran Mercedes se identificó como 450S, añadiendo los 450 SE/SEL un año más tarde. Símbolo del lujo y la tecnología, equipaba un 4.5 V8 de 200 CV y transmisión automática de 3 velocidades. Se le considera el primer Mercedes moderno, dando paso a las ópticas horizontales en la trasera, y el único en ganar el Título en estos 50 años.1975 Citroën CXMás de un millón de unidades para un vehículo del segmento E dicen mucho del éxito de este Citroën que tenía la difícil tarea de convertirse en un icono como su antecesor, el DS. Destacaba por su diseño, con un frontal muy afilado que le proporcionaba un coeficiente aerodinámico de récord para la época. El interior era muy amplio, ofreciendo un gran confort con unos asientos que parecían sillones de casa.

1976 Simca 1307-1308

Producido por Chrysler y posteriormente por PSA, se convirtió en el buque insignia pese a medir sólo 4.25 metros de longitud, en la línea del Passat de la época, que ya contaba con un diseño similar de cinco puertas. Se ofreció con motores de cuatro cilindros con 68 y 85 CV.

1977 Rover 3500

Uno de los productos más representativos de la British Leyland para cubrir el hueco entre los lujosos Jaguar y los modelos menos ambiciosos. El diseño de su carrocería fue lo más impactante, lo que unido al gran confort y lujo, así como un poderoso motor V8, hicieron que el SD1 –denominación británica- se hiciera con el galardón.

1978 Porsche 928

Primer deportivo en alzarse con la victoria, un cupé de 2+2 plazas originariamente destinado a sustituir al icónico 911. Obviamente no lo consiguió pese a mantenerse en el mercado durante 17 años y algo más de 61.000 unidades vendidas. Su principal mercado fue el norteamericano, donde más aprecioaron que fuera el primer Porsche con motor V8.

1979 Simca–Chrysler Horizon

Aunque el Simca 1307 fue diseñado específicamente para el mercado europeo, el Horizon estaba pensado para venderse a ambos lados del Atlántico. En Europa sí que cosechó éxito, consiguiendo ser nombrado Coche del Año pese a que su hermano mayor recibió el galardón tres años antes. Introdujo motores Diesel, y sería sustituido en 1986 por el Peugeot 309.

1980 Lancia Delta

Basado en el Fiat Ritmo y diseñado por Giugiaro, el Delta cosechó cierto éxito debido a sus victorias en competición. Y es que, las imágenes que nos vengan a la cabeza cuando pensemos en esta primera generación serán las del modelo de Rallyes, el HF Integrale, pero el Delta fue concebido como un coche del segmento C para rivalizar con modelos como el Golf, Escort o Kadett.

1981 Ford Escort

Mantenía denominación, pero el Escort de tercera generación era un coche enteramente nuevo que supuso el cambio a la tracción delantera para la marca en este segmento. Los motores eran también nuevos, con versiones 1.1, 1.3 y 1.6 en gasolina y un 1.6 Diesel. También contó con los deportivos XR3 y RS Turbo.

1982 Renault 9

Diseñado para sustituir al malogrado Renault 14, se ofreció primero en carrocería de cuatro puertas, llegando los R-11 dos años más tarde. Los motores se tomaron del Renault 12, pero se colocaron en posición transversal como en el R5. Estuvo a la venta siete años, cosechando un enorme éxito en algunos mercados.

1983 Audi 100

Tercera generación del Audi 100, comercializado en USA como Audi 5000. Se alabó su refinamiento, la aerodinámica y el hecho de que el empleo de la tracción delantera en un coche grande proporcionaba buenos resultados. Motores de 5 cilindros, tanto gasolina como Diesel, este último con 87 CV.

1984 Fiat Uno

Sustituto del 127, supuso un gran cambio en estilo por su diseño de Giugiaro-Italdesign. Ofrecía un interior amplio y motores económicos. Se alzó con el título desbancando al Peugeot 205 por un margen de 21 puntos.

1985 Opel Kadett

Nada menos que la quinta generación del compacto de Opel, y la segunda en contar con tracción delantera. Su diseño abandonaba las líneas rectas, con una silueta más aerodinámica. Se ofreció en carrocerías de 3, 4 y 5 puertas, así como familiar y descapotable. Introdujo motores de gran rendimiento, destacando los míticos GSI.

1986 Ford Scorpio

Ruptura con la denominación Granada presente en las dos generaciones anteriores de los modelos del segmento E de la marca. Su portón trasero resultaba un tanto extraño para el segmento –aunque luego hubo una carrocería de tres volúmenes-, así como un motor de sólo 1.8 litros de cilindrada y 90 CV, aunque en el extremo opuesto tenía el 2.9 V6. Introdujo el sistema ABS de serie en toda la gama.

1987 Opel Omega

Gran mérito el del Omega por ganar el título tras otro modelo de la misma categoría. Sustituyó al Rekord con notable éxito gracias en parte a un diseño aerodinámico muy conseguido. Se ofreció con motores de 4 y 6 cilindros, arrancando su potencia en unos modestos 82 CV en gasolina y 73 CV en Diesel.

1988 Peugeot 405

Abrumadora victoria del 405, distanciándose del segundo clasificado –el Citroën AX- en más de 200 puntos, la mayor junto con el Golf 7 en los cincuenta años del trofeo, otorgándole la máxima puntuación 54 de los 57 miembros del jurado. Alabaron su diseño, aunque ciertos rasgos ya se habían conocido en el 205, pero supuso un cambio radical en las berlinas de la marca. También lo fue su comportamiento dinámico, que tacharon de divertido, así como los cada vez más extendidos motores Diesel, apareciendo entonces la variante TD.

1989 Fiat Tipo

Sucesor del Ritmo, el Tipo causó un gran impacto por su estética, que buscaba, sobre todo, favorecer un interior especialmente amplio. Su moderna plataforma denominada TIPO DUE se fue extendiendo a otros muchos modelos del Grupo. Se ofreció con modestos motores FIRE de 1.1 litros y hasta versiones turboalimentadas con hasta 165 CV. También hubo variantes Diesel y Turbo Diesel.

1990 Citroën XM

Una aplastante mayoría votó con su puntuación máxima al XM, heredero del mítico CX. Como aquél, presentaba un diseño muy característico con un frontal afilado y una silueta de lo más original, manteniendo el portón trasero. La evolución de su suspensión Hidractiva le otorgaba un destacable confort. Se ofreció con motores gasolina y Diesel de 4 cilindros y V6 de 3 litros.

1991 Renault Clio

La marca del rombo lo tenía difícil, pues el Renault 5 fue un modelo muy exitoso. Se decidió apostar por un cambio de nombre, dejando a un lado la denominación numérica. Su diseño no fue una revolución, pero sí ofrecía otras virtudes como equipamientos desconocidos en el segmento, una amplia gama de motores y buena habitabilidad y maletero.

1992 Volkswagen Golf

No fue hasta la tercera generación del compacto por excelencia, que el jurado le otorgó el premio. Además lo hizo frente a otros dos compactos que se convertirían en súper ventas: Opel Astra y Citroën ZX, segundo y tercer clasificados. Se tuvo en cuenta la madurez del modelo y la calidad de su construcción, además de su amplia oferta mecánica que ofrecería un V6 de 174 CV y el primer TDI.

1993 Nissan Micra

Primer coche diseñado fuera de Europa en ganar el premio, aunque se fabricaba en el Reino Unido. Se alabó su silueta de líneas redondeadas, así como la calidad de construcción, superior a modelos europeos en ese rango de precios. También introdujo en el viejo continente el primer motor 1.0 con 16 válvulas.

1994 Ford Mondeo

Si un par de años antes el podio estuvo ocupado por tres compactos, en el 94 fueron tres berlinas medias. Ford le arrebató el título a Citroën con su Xantia y a Mercedes con su novedosa Clase C. El Mondeo supuso en cierto modo una revolución con respecto al Sierra, abandonando la tracción trasera e introduciendo nuevos y modernos motores. Disponible con tres carrocerías, pronto se convertiría en un súper ventas en toda Europa.

1995 Fiat Punto

Evolucionaron las formas básicas del Uno en cuanto al aprovechamiento del espacio, pero con un toque moderno y con “estilo” que el jurado alabó. Fue uno de los primeros modelos en contar con pilotos en posición vertical a los lados del cristal del portón, lo que permitía un mejor acceso al maletero. Motores FIRE y una novedosa versión con cambio de seis velocidades. También hubo variante descapotable diseñada por Bertone.

1996 Fiat Bravo/Brava

La marca italiana se convertía en la primera en ganar por dos años consecutivos. Le tocaba el turno a los compactos Bravo y Brava, aunque por estrecho margen con el segundo clasificado, el Peugeot 406. Ruptura total en diseño frente al tipo, ofreciendo ahora dos carrocerías claramente diferenciadas, algo poco común en la época.

1997 Renault Scénic

El primer monovolumen compacto logró la victoria sin problemas, adelantando en más de 100 puntos al Ford Ka. Lo consiguió por derecho propio, arriesgándose a sacar un modelo completamente nuevo en Europa al igual que hizo años antes con el Espace. Mucho espacio y modularidad llevaron a la marca a tener que ampliar su producción por la inesperada demanda de este modelo.

1998 Alfa 156

Victoria desahogada frente a Volkswagen Golf y Audi A6, ambos separados por un punto entre sí, pero a casi 200 frente a la berlina italiana. Cambio radical en el estilo con respecto al 155, motores modernos y potentes, incluidos los JTD, salto en calidad, pero, sobre todo, un diseño muy conseguido capaz de gustar a todo el mundo que conjugaba elegancia con la deportividad inherente a la marca.

1999 Ford Focus

Apuesta arriesgada la de la marca, que introducía en el segmento de los compactos el lenguaje de diseño Edge ya visto en el Ka. Además, se dejó atrás la denominación Escort para dar paso a una nueva era. Le salió bien la jugada, y el Focus gozó de mucho éxito en Europa gracias a una agresiva campaña de precios y motores de buen rendimiento. Su principal rival, el Opel Astra quedó distanciado en el segundo puesto, y el Peugeot 206 quedaría relegado al tercero.

2000 Toyota Yaris

El segundo modelo japonés en ganar el título sería de nuevo un utilitario. El Yaris fue un bombazo para la marca en Europa, donde se alabó su diseño, su practicidad y amplitud para tan poco tamaño o el motor de 1.0 litro capaz de entregar 68 CV. 19 puntos le separaron del Fiat Multipla.

2001 Alfa 147

Reñidísima victoria la del 147, adelantando por tan sólo un punto al Ford Mondeo, y nueve al Toyota Prius. El jurado sucumbió a su acertado diseño y los elementos heredados del 156, si bien criticó su escaso espacio en las plazas traseras o su pequeño maletero. Se ofrecía con carrocerías de 3 ó 5 puertas, poco diferenciadas entre sí al contrario que en los 145 y 146.

2002 Peugeot 307

Aunque fue un modelo que al principio trajo más de un quebradero de cabeza a la marca por los problemas de fiabilidad del multiplexado, el 307 fue elegido por su gran equilibrio, con un diseño heredado del 206, pero rompedor en la categoría por su imagen casi de monovolumen que, sin embargo, le otorgaba un gran espacio.

2003 Renault Mégane

Otro compacto que se alzaba con el título, el segundo en la categoría para la marca del rombo.

Con uno de los diseños más controvertidos de los últimos tiempos por lo peculiar de su zaga, el jurado se lo tomó a bien, y lo alabó junto con un destacable equipamiento de seguridad activa y pasiva.

2004 Fiat Panda

Tras 23 años en el mercado, el Panda renovó su concepto por completo, mostrando ahora una carrocería de cinco puertas, acabados más cuidados y modernas motorizaciones.

Todo ello le valió el título de Coche del Año por delante del Mazda3 y la quinta generación del Golf.

2005 Toyota Prius

Primer vehículo híbrido en obtener el galardón, y no podía ser otro que el Toyota Prius en su segunda generación, aquella que popularizó esta tecnología en todo el mundo.

Según el jurado, la segunda entrega ofrecía todo aquello de la que carecía la primera: estilo y un interior cómodo.

2006 Renault Clio

Sólo cinco puntos le separaron del segundo, el Volkswagen Passat, en una de las contiendas más reñidas, pues los siete finalistas fueron votados por algún jurado con la máxima puntuación.

El Clio se convertía, además, en el primer modelo en ganar el certamen en dos ocasiones.

Esta tercera generación crecía en tamaño, aunque no en habitabilidad en las plazas traseras, y tampoco supuso una revolución de estilo, motores u otro tipo de novedades.

2007 Ford S-Max

En una época en la que los monovolúmenes grandes ya eran legión y habían cedido a los compactos, el jurado decide otorgar por primera vez el premio a este tipo de vehículos.

Le tocó al S-Max, aunque a sólo dos puntos del Opel Corsa, un modelo que en las tres generaciones anteriores no logró entrar en el podio.

La gran personalidad del modelo de Ford, mezcla de deportividad y espacioso interior le sirvieron para conseguir el título.

2008 Fiat 500

Otro modelo Fiat que conseguía la victoria, aunque esta vez con un coche retro inspirado en los Cinquecento de antaño. Aún a la venta, ha sido un éxito en muchos países. Muchas posibilidades de personalización, mucho estilo y variedad mecánica fueron sus bazas.

Todo ello por un precio considerablemente inferior al del MINI.

2009 Opel Insignia

Sólo un punto le separó del Ford Fiesta, el segundo clasificado.

El Opel Insignia supuso un gran salto para la marca en materia de diseño y calidad, con una berlina que se ha convertido en una de las más vendidas del segmento en todos estos años.

Equipamiento muy completo y amplia oferta de motores, si bien el diseño se cobra un espacio en las plazas traseras algo limitado para su tamaño.

2010 Volkswagen Polo

La quinta generación del Polo lograba convertirse en Coche del Año gracias a un proyecto más ambicioso que nunca, con un modelo del segmento B que se acercaba en calidad y comportamiento al propio Golf.

Como éste, un diseño un tanto discreto y sobrio, pero el jurado supo valorar otras cualidades que le hicieron superar en puntos al Toyota iQ y Opel Astra.

2011 Nissan Leaf

Primer coche eléctrico en conseguir el título, aunque a sólo 9 puntos del Alfa Giulietta o 13 del Opel Meriva, por lo que la cosa estuvo reñida.

El Leaf ha sido el encargado de popularizar la electricidad en el automóvil en todo el mundo, convirtiéndose en el modelo más vendido entre los de su clase.

2012 Opel Ampera / Chevrolet VoltCurioso que en dos años consecutivos se premie a un vehículo “verde”.

Esta vez un eléctrico de autonomía extendida que llevaba años en desarrollo por parte de General Motors.

Los jurados supieron apreciar el esfuerzo y el resultado.

2013 Volkswagen Golf

De nuevo el Golf conseguía ser Coche del Año, después de más de veinte años desde que lo alcanzara la tercera generación.

Continuista en su diseño, pero estrenaba la nueva plataforma del grupo, motores muy eficientes, equipamiento a la última y salto en calidad. Lo mismo de siempre, pero mejor.

Podría parecer poco, pero más de 200 puntos de diferencia con el segundo clasificado dirían lo contrario.

2014 Peugeot 308

Una de las evoluciones de un coche más sorprendentes en los últimos años. Del anterior 308 no queda más que el nombre.

El nuevo es un modelo ambicioso en todos los sentidos: ligero, confortable, eficiente, con mucha calidad y equipamiento y un interior que rompe con los moldes de la categoría

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *